Al siguiente año de publicar “Los Crímenes de Perejil” en 2015, el Dr. Bernat-N. Tiffon escribe “Archivos Delictivos-Criminológicos” (2016) de J.M. Bosch Editor, obra que constituye una linea continuada iniciada con su anterior libro y que se adentra en la Psicología Forense y Criminal.

No obstante, en este caso la obra alcanza un nivel de madurez y los distintos relatos que en él se narran -distribuidos como en la anterior obra, 11 asesinatos y 4 casos más del ámbito jurídico de lo Penal-, son fruto de la actividad profesional directa del autor como Perito Psicólogo Forense en la practica privada de la profesión y se configuran como si de una obra de teatro se tratase al incorporarse más diálogos y casuísticas criminologicamente más singulares.

El Autor contó de nuevo con el Ilustrador Juan Antonio Valverde Moreno, quien también avanzó artísticamente en su trabajo como dibujante retratista a la especificas órdenes del Escritor. En este sentido, y desde la inspiración clásica del misterio y de las novelas de detectives, algunas de las ilustraciones se basan en otro memorable Ilustrador: Sidney Paget (1860-1908), célebre por ilustrar buena parte de los relatos detectivescos del personaje de Sherlock Holmes y por cuyo autor y obra literaria fue Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930).

La obra está brillantemente prologada por 3 autores del ámbito académico-universitario: Dr. Enrique Rovira del Canto, Dr. Fernando Santa Cecilia García y Dr. Ángel Cuquerella Fuentes. Y, asimismo, también participan los letrados Toni Pascual Cadena, Rafael Orellana de Castro, Olga Arderiu y César Hernández Gómez.

Como el anterior libro de “Los Crímenes de Perejil”, la obra fue presentada oficialmente en la Sala Montserrat Caballé del Círculo del Liceo de Barcelona en fecha de 04.04.2016 (ver vídeo en Youtube)

Justo 2 años más tarde a su presentación oficial en el Círculo del Liceo (04.04.2016), la emisora de radio COPE emitió en fecha de 04.04.2018 un programa dedicado a dicha obra dado el entonces éxito de salida de la obra y que llegó al alcanzar una nueva reimpresión de la obra (1ª edición en febrero de 2016 y 1ª reimpresión en abril de 2016).

La 1ª reimpresión fue efectuada al cabo de 2 meses de la salida de la obra lo que pone en evidencia la virulencia del éxito obtenido con esta obra y la calidad alcanzada de Dr. Bernat-N. Tiffon como Autor literario.

Video Promocional Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=uP5fYGwSDhg

 

Reseña de la obra:

Para Alfred Hitchcock, asesinar es un Arte (extraído de su película, “La Soga”, 1948). Para el “Mago del Suspense”, se han de tener ciertas condiciones psicológicas para asesinar voluntariamente a alguien. Y es que para el Maestro, la acción de matar (conscientemente) correspondería a alguien que se hallaría por encima de los conceptos del bien y del mal.

De hecho, todo el mundo tiene la potencialidad de matar a alguien; pero también es cierto que, no todo el mundo reúne las condiciones psíquicas (conscientemente) necesarias para matar. No todo el mundo vale.

Siguiendo la misma estructura de Actos y Bises de su última brillante publicación “Los Crímenes de Perejil” (2015), el autor nos ilustra con 15 nuevos casos de sorprendente singularidad fruto de su actividad pericial privada como Psicólogo Forense privado.

Se tratan 11 crímenes repartidos conforme a las 3 circunstancias en las que se originan las muertes violentas y/o en circunstancias extrañas: es decir,  muerte por accidente, muerte por trastorno mental (homicidio) o, sencillamente, muerte por acción y/o ejecución voluntaria (asesinato). Los últimos 4 casos corresponden a casos penales de especial o singular particularidad.

Después de intervenir directamente en más de una treintena de casos de asesinatos y homicidios y una docena de intentos de homicidios; para el autor Dr. Bernat-N, Tiffon, la presente obra es psicológicamente más madura y más elaborada que el anterior (“Los Crímenes de Perejil”, 2015), viniendo a completar la casuística en la que habitualmente interviene como Perito Psicólogo Forense en el ejercicio privado de la profesión.

Muchos de los casos que se relatan —aunque se omitan los nombres, apellidos, lugares geográficos e identificación de las sentencias— presentan una trascendencia mediática y, seguramente, muchos lectores reconocerán algunos de ellos.  El lector también reconocerá a un famoso detective literario al que el autor le hace un simpático homenaje a modo de guiño haciéndole referencia en algún recóndito pasaje de la presente obra.

« Post