En el transcurso del primer trimestre de 2019, la Audiencia Provincial de Barcelona absolvió a un sujeto acusado de un delito de agresión sexual por el que venía siendo investigado mediante el iter criminis de la sumisión química (“El Violador del valium“).

Como es de habitual en participación de casos del ámbito de lo Penal, CONSULTORIA EN PSICOLOGIA LEGAL Y FORENSE – Dr. Bernat-N Tiffon participó en el presente como Perito Psicólogo Forense y Criminal (privado de parte).

En el presente caso, los hechos probados no fueron constitutivos de un delito de agresión sexual no quedando acreditado el ilícito por el que se le imputaba al presunto agresor.

Desde el punto de vista técnico, el delito denominado como “sumisión química” consiste en la administración de una sustancia (conocida habitualmente como escopolamina o “burundanga”, entre otras más) que tenga singular potencial como para anular la voluntad de un sujeto a efectos de facilitar la comisión de delitos, ya sean agresiones sexuales o ya sean robos.

Existen dos tipos del fenómeno de la “sumisión química”:

  1. La sumisión química “proactiva”: El autor del delito suministra una sustancia —normalmente incolora e inodora— en la bebida de la víctima;
  2. La sumisión química “oportunista”: El autor del delito aprovecha el estado de embriaguez o alteración de la consciencia por el consumo voluntario y directo de alcohol u otras sustancias tóxicas por parte de la víctima a efectos de poder materializar el delito.

Tanto en un caso como en otro caso, la víctima de “sumisión química”  se encuentra en fácil disposición y singular vulnerabilidad del perpetrador/agresor ofreciendo una baja o nula capacidad de resistencia por el estado en el que se encuentra.

 

Foto extraída en fecha de 30.04.2019 de: RTVE 

« Post »